07 agosto 2006

Silent Hill


Silent Hill es posiblemente la mejor adaptación de un videojuego en película, y aunque como es lógico el guión no sea exactamente igual que el de los juegos, la esencia es cien por cien Silent Hill. Esto es una adaptación en condiciones y lo la basura de Doom. Desde la música de Akira Yamaoka, pasando por el diseño de las criaturas, y demás ambientación, uno se sentirá dentro del terrible pueblo fantasma. Y eso posiblemente será su mayor defecto, por que al durar casi dos horas, la sensación de agobio que provoca nos hará desear que se acabe cuanto antes está terrible pesadilla, nunca mejor dicho. Eso junto con que el guión de Roger Avary, terriblemente denso por momentos, donde iremos poco a poco descubriendo la historia que rodea a Silent Hill y a sus personajes, hacen de esta película un clásico de culto futuro, como en su momento le ocurrió a “La Cosa de John Carpenter”, que con el tiempo es uno de los mitos del cine de terror.

Silent Hill está influenciada al igual que “La Cosa” y “En la boca del miedo” de Carpenter por el terror clásico de Lovecraft. Ese miedo a lo desconocido, y que es capaz de volver loco al más cuerdo cuando se muestra en toda su magnitud. Con “La Cosa” comparte el diseño de las criaturas, totalmente alejadas de la razón humana, desagradables y terroríficas, que su sola visión es suficiente para gritar a pleno pulmón. Con “La boca del miedo” comparte el hecho de que ambas están ambientadas en un misterioso pueblo fantasma, el cual es difícil de encontrar y más difícil es de salir de él. Ambas tienen una misteriosa iglesia en la cual se practican extraños cultos y que son parte central de la trama.

Como nota curiosa hay que decir que Roger Avary creó su visión del pueblo de Silent Hill usando detalles de un verdadero pueblo fantasma, Centralia en Pennsylvania. Un pueblo minero que fue abandonado debido a una serie de incendios subterráneos, que provocaban gases que hicieron inhabitable el pueblo y que tuvo que ser abandonado. También durante el siglo XIX fue sitio de las actividades de Molly Maguire, una sociedad secreta de inmigrantes irlandeses que cometió algunos asesinatos en la zona.

Como dice el cartel de entrada al pueblo, “Bienvenidos a Silent Hill”.

Serenity

Pocas veces ocurre que de una serie cancelada en su primera temporada, aparezca después una película que expanda el universo de la serie, ya pasó con Twin Peaks y Twin Peaks: Fire walk with me. Y es que eso solo suele ocurrir con las series de culto, Firefly, era la nueva serie de Joss Whedon, el creador de Buffy Cazavampiros, y fue cancelada cuando solo se habían emitido once capítulos. En la edición en DVD se añadieron los tres últimos capítulos ya rodados y que no se emitieron, y Joss Whedon estaba empeñado en dar a su proyecto un final más digno que el que se le dio en televisión. Y es que gracias a las peticiones de los fans de la serie, Serenity se hizo realidad.

No he visto aun Firefly, ya que no se ha emitido todavía en España y la única forma de verla es en versión original subtitulada, sin embargo eso no es ningún problema para ver Serenity, ya que aunque se trata de una continuación de la serie, en seguida no haremos con los personajes y la situación.

En el futuro de Serenity, la Tierra ha sido abandonada, y la humanidad viajó a otro sistema solar con cientos de planetas, que fueron terraformados para poder ser habitados por los humanos. Una guerra civil surgió, entre la conocida como la Alianza y los rebeldes exteriores. La Alianza representa al gobierno de los planetas más civilizados, los más cercanos al núcleo planetario, y los rebeldes son aquellos de los mundos menos civilizados y más alejados. Los rebeldes perdieron la guerra y con ella los protagonistas, la tripulación de la nave Serenity, que vagan por el sistema solar, haciendo todo tipo de trabajitos, la mayoría de las veces fuera de la ley.

La película dura dos horas, y digo esto por que en ningún momento la película se me hizo pesada, ya que siempre ocurre algo en pantalla. Y es que cuando empecé a verla lo primero que se me vino a la cabeza fue la sensación de estar viendo “La guerra de las galaxias” por primera vez. Serenity es una película de aventuras espaciales que bebe del clásico de los clásicos. El anacronismo de mezclar naves espaciales con un ligero toque al salvaje oeste, recuerda mucho a Han Solo en Mos Easley y su Halcón Milenario. La mezcla de culturas, una buena banda sonora, un humor muy ácido por momentos, intensas escenas de acción, y unos personajes divertidos y carismáticos, hacen de Serenity una película la mar de entretenida como pocas.

Hay rumores de una posible continuación, y aunque no recaudó mucho, también es cierto que en USA no se estrenó en demasiadas salas, con la tenacidad de Joss Whedon no seria de extrañar.