21 noviembre 2006

Donnie Darko


Donnie Darko es un joven adolescente norteamericano que sufre de esquizofrenia y además es sonámbulo, llegando a despertarse en lugares extraños sin saber como ha llegado a ellos. Un día decide dejar de tomar la medicación y por la noche, sonámbulo, oye una voz extraña que le llama y le hace salir de casa. Es Jack un conejo con forma humana, que le revela que el mundo se va ha acabar en 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos. Después de esto Donnie se despierta a la mañana siguiente en el club de golf de unos amigos de su padre, y cuando regresa a casa, descubre que en su habitación ha caído la turbina de una avión 747. El enigma comienza cuando las autoridades no logran encontrar el misterioso avión que ha perdido el motor, el cual tiene el número de serie ilegible e impide su identificación. A partir de ese momento Donnie empieza a sufrir más alucinaciones y visiones en las que Jack el conejo, le dice que haga cosas.

Esta película es de esas que requiere más de un segundo visionado para captar todos los detalles, ya que esta llena de ellos. El final es impresionantemente conmovedor, con una sucesión de imágenes realmente emotivas y aunque no del todo esclarecedoras a primera vista, ya que como he dicho, es necesario captar hasta el más mínimo detalle para no perderse o confundirse con el argumento.

La primera vez que vi la película me recordó a Perdidos, debido a esa forma de meter enigmas que te hacen darle vueltas a la cabeza pensando en la posible solución, como la importancia de los números, el avión desaparecido, o Jack el conejo.

Aparte de los misterios que plantea la película, también consiste en una crítica a la sociedad norteamericana de finales de los ochenta, la hipocresía de su conservadurismo, tan arraigado en las pequeñas comunidades, y ese miedo latente debido a la guerra fría.

Donnie Darko es una película en la que en un momento, nos encontramos con un thriller psicológico y al siguiente minuto vemos la típica película de instituto americano. Ese es el gran acierto de la película, las distintas emociones que es capaz de provocar, pasando del miedo a la alegría sin llegar a ser desconcertante y estando todo, totalmente encajado en la trama.

Una película que pasó desapercibida pero que rápidamente se convirtió en obra de culto, debido a las múltiples teorías y explicaciones que se le puede dar, y sobretodo a la originalidad del planteamiento.

11 noviembre 2006

Una noche con Tool

Ya ha pasado una semana desde que vi a Tool en directo en La Cubierta de Leganés y todavía estoy en estado de sock por lo que presencié. Después de esperar una hora bajo la lluvia para poder entrar y perdiéndonos a los teloneros Mastodon, había ganas de entrar en calor rápidamente, y que mejor manera que, puntualmente a las diez de la noche, empezaron a sonar los acordes de Stinkfist. A partir de hay, el espectáculo montado por Tool en todo su esplendor.

La Cubierta no se caracteriza por tener una buena acústica, pero aun así sonaron muy bien, tanto la voz de Keenan como el resto de instrumentos, se oían perfectamente compenetrados, como no podía ser de otra manera tratándose de uno de los mejores grupos de rock progresivo de la actualidad, si no el mejor. Maynard James Keenan iba solo con botas y unos vaqueros, y una mascara antigas en la que incrustaba el micrófono para así ser libre de hacer todos esos movimientos oscilantes tan característicos en él, en un rincón del escenario al lado de la batería.

Y en la batería, vestido con el traje de los Angeles Lakers, Danny Carey dando una demostración de lo que es tocar la batería. A mitad de concierto se marco un solo, que nos dejo a todos boquiabiertos. Justin Chancellor al bajo estuvo impresionante, y Adam Jones a la guitarra, más concentrado y estático pero a la vez muy potente, y cada uno en un extremo del escenario, siendo los más cercanos al público.

Tool durante la década de los noventa se caracterizó por ser un grupo muy misterioso, apenas había fotos de ellos, no hacían reportajes para la prensa, y salvo en su primer video Hush y en parte de Sober, en el resto de sus videos no aparecían ellos, y si los increíbles animaciones creadas por Adam Jones. Pues bien, a mitad de concierto, en uno de los interludios, los cuatro se sentaron en el borde de la tarima, donde estaba la batería de Danny y el micro espacio donde se movía Maynard, y posaron durante unos minutos para todos los allí congregados. Fue uno de los momentos más emotivos, con toda La Cubierta iluminada con la luz de los mecheros y las cámaras de los móviles.

La iluminación y las pantallas de proyecciones también jugaron un papel importante durante todo el espectáculo. Los láseres verdes y las pantallas proyectando fragmentos de los videos de Tool, así como los movimientos de los focos robotizados eran el acompañamiento perfecto de la música. Increíble por ejemplo el comienzo de Lateralus o los fogonazos siguiendo el final de Vicarious. En definitiva una hora y cuarenta minutos con una de las mejores bandas, que sigue ajena a las modas y que tiene un sonido totalmente diferenciador que la convierte en única.

Aquí pongo el setlist del concierto:
  1. Stinkfist
  2. The Pot
  3. Forty six & two
  4. Jambi
  5. Schism
  6. Lost keys (Blame Hofmann)
  7. Rosetta Stoned
  8. Sober
  9. Lateralus
  10. Vicarious